El pasado sábado sobre la Amazonía peruana fue vista una bola de fuego que descendió desde el cielo a gran velocidad y dejando una estela blanca muy gruesa.

Más tarde cayó en la provincia de Azángaro, según la agencia espacial de ese país, que aún está investigando su origen.

Inicialmente los lugareños pensaron en un meteorito, y ello causó gran alarma, luego fue descartado por la propia agencia espacial peruana.

“Los objetos, … aparentemente son tanques de combustible de algún satélite o lanzador satelital, que se ha fragmentado durante su reingreso a la atmósfera cayendo en territorio peruano”.

Aunque una comisión de la agencia peruana que viajó hasta el lugar aún debe confirmarlo..

El trayecto del cuerpo fue de Este a Oeste, ya que fueron reportados avistamientos de la estela desde Brasil.

El pasado 26 de diciembre, la compañía rusa RSC Energia, fabricante del satélite, lanzó dicha misión desde el Cosmódromo de Baikonur, en Kazajistán. Ni esta empresa, ni la agencia espacial estatal rusa Roscosmos han publicado información sobre los objetos hallados en Perú.

Es práctica internacional que los satélites al final de su vida útil sean de-orbitados, o sea, llevados a una órbita baja de decaimiento para que reingresen controladamente a la atmósfera y se desintegran en su mayor parte, sin embargo de preverse la caída de restos deben existir alertas internacionales a los Estados con mayor riesgo.

Una vez concluida la evaluación de los objetos in situ, serán transportados a Lima a las instalaciones de la Agencia Espacial donde llegarían el jueves 1 de febrero, y en donde se efectuará una evaluación más detallada.

 

Fuente:lagranepoca