Tal vez ahora tenemos el vínculo entre la vacunación y el autismo “: el profesor revela que el aluminio en pinchazos puede causar que los pacientes tengan hasta 10 veces más del metal en sus cerebros de lo que es seguro. El aluminio en las vacunas puede causar autismo, sugiere una investigación nueva y controvertida.

Los niños autistas tienen hasta 10 veces más del metal en sus cerebros que lo que se considera seguro en los adultos, según un estudio.

El aluminio cruza la membrana que separa el cerebro de la sangre circulante y se acumula en las células involucradas en el mantenimiento de un ambiente interno constante, como la temperatura, agrega la investigación.

El autor del estudio, el profesor Chris Exley de la Universidad de Keele, dijo: “Tal vez ahora tenemos el vínculo entre la vacunación y el trastorno del espectro autista (TEA), el vínculo es la inclusión de un adyuvante de aluminio en la vacuna”.

Los investigadores especulan que los que padecen autismo pueden tener cambios genéticos que les hagan acumular aluminio, que las personas sanas pueden eliminar.

Los hallazgos son controvertidos luego de que el desvergonzado gastroenterólogo Andrew Wakefield dijera en 1995 que la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR) está relacionada con la enfermedad intestinal y el autismo.

Desde entonces, la opinión del señor Wakefield ha sido ampliamente desacreditada, sin embargo, la Organización Mundial de la Salud afirma que el miedo de las personas a las vacunas significa que muchos, especialmente los niños pequeños, están desprotegidos contra el sarampión.

En una pieza para The Hippocratic Post, el Profesor Exley discute cómo el aluminio se acumula en los cerebros de los que padecen autismo y si las vacunas pueden ser las culpables.

Fuente:dailymail