Además de la resaca que provocan los días de copas, el alcohol tiene consecuencias que ni te imaginas a largo plazo en el cuerpo.

Los daños provocados por estas bebidas son distintos, según el consumo y cuerpo de cada persona. Sin embargo, el National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism (NIAAA) dice que aquellos que consumen poco alcohol, no más de siete bebidas semanales para las mujeres y 14 bebidas a la semana para los hombre? tienen muy pocas probabilidades de desarrollar enfermedades relacionadas con esta sustancia.

Según el doctor George Koob, director del NIAAA, aquellos que exceden este límite constantemente pueden dañar la corteza frontal del cerebro, lo que perjudica la comunicación de los neurotrasmisores, hace más difícil tomar decisiones e incrementa los cambios radicales de humor.

El alcohol a largo plazo

Conforme pasa el tiempo y si el consumo de alcohol es excesivo, lastima los músculos del corazón, el hígado, el páncreas y el sistema inmunológico. La lista de repercusiones continúa: beber en exceso incrementa la posibilidad de desarollar cáncer de máma y de boca.

Además del daño que le provocan al cuerpo. Estar en estado de ebriedad incrementa la posibilidad de ser sufrir algún incidente que provoque una persona externa.

Ahora que sabes el daño que le hace al cuerpo, trata de de medir tu consumo: una copa o dos en la cena no tienen efectos negativos. Recuerda que es importante encontrar el balance, de lo contrario podrías desarrollar una adicción.