El fenómeno se registró en el poblado de Aïn Séfra, conocido como ‘la puerta del desierto’, pero mejor conocido como el desierto del Sáhara en el noroeste de Argelia.

En este distrito, ubicado a 1.080 metros sobre el nivel del mar, la nieve llegó a alcanzar los 40 centímetros de espesor.

Sus inmensas arenas anaranjadas, han causado gran impacto por todo el mundo debido al peculiar fenómeno que ocurrió al llegar la ola polar tornando el desierto entre tonos rojizos marrones y blancos.

Esta nevada, que podría mantenerse hasta este martes es la tercera que se registra en el norte del Sáhara desde el 18 de febrero de 1979.

La siguiente tuvo lugar en diciembre de 2016. Se estima que en la próximas horas los sitios afectados por la ola de frío puedan quedar cubiertos por entre 10 y 15 centímetros de nieve.

Fuente:el debate