La tecnológica habría pagado a los atacantes por borrar y no utilizar los datos extraídos de los más de 50 millones de clientes y 7 millones de choferes que fueron vulnerados.

La empresa habría ocultado dicho hackeo durante más de un año, según informes de Bloomberg. Los datos comprometidos en dicho ataque que sucedió en octubre de 2016 incluyen nombres, direcciones de correo electrónico y números de teléfono de 50 millones de usuarios en todo el mundo.

También se accedió a la información personal de aproximadamente 7 millones de choferes incluidos sus números de seguridad social, cerca de 600 mil números de licencia de conducir de EU, detalles de la tarjeta de crédito o cuenta bancaria en la que reciben sus pagos y la información sobre ubicaciones de viajes.

Uber tendría que haber indicado a los usuarios y choferes afectados sobre el hackeo, pero por el contrario habría pagado cerca de 100 mil dólares a los hackers para que borraran los datos obtenidos y mantener el problema oculto, según Bloomberg.

Uber informó que consideran que la información nunca fue utilizada, pero se negó a revelar las identidades de los atacantes.

“Nada de esto debió suceder y no pondré excusas al respecto”, dijo Dara Khosrowshahi, quien tomó el mando como director ejecutivo en septiembre de este año.

El caso de Uber es uno más de los exitosos ataques de hackers a empresas tecnológicas que han puesto en riesgo la información de usuarios, como el reciente ataque a Yahoo!

Fuente:elfinanciero