Una tumba en Egipto que fue descubierta en la década de 1990 y que recientemente comenzó a ser explorada, dejó a los arqueólogos sorprendidos tras hallar en ella una momia enterrada hace unos 3.500 años, junto con diversos objetos.

La fosa es una de las dos que fueron excavadas en la necrópolis de Dra Abu el-Naga en Luxor, cerca del Valle de los Reyes, y corresponde a la 18ª dinastía, que gobernó entre 1549 y 1292 antes de Cristo.

Kampp-Seyfried las bautizó como Kampp 161, que nunca fue tocada, y Kampp 150, que solo fue excavada en su entrada. Desde entonces, ambas tumbas fueron casi olvidadas, hasta que una expedición oficial del Ministerio de Antigüedades finalmente las abrió hace unas semanas, informó el portal Science Alert.

En la tumba Kampp 150 es donde fue hallada la momia, la cual se encontraba envuelta en lino. Se estima que data del reinado del faraón Tutmosis I debido a un cartucho del rey grabado en el techo de una de las cámaras. El reino de Tutmosis I comenzó alrededor de 1506 a. C., por lo que esta tumba es alrededor de un siglo más vieja que la Kampp 161.

Los especialistas indicaron que también hay pistas sobre quién podría haber sido enterrado en ella. El nombre ‘Djehuty Mes’ fue encontrado grabado en una de las paredes de la entrada de la tumba.

Según estiman los expertos, en base a lo que se sabe hasta ahora y en los bienes funerarios encontrados, la momia fue probablemente un alto funcionario de la corte del faraón. Se tendrá que esperar a que los arqueólogos publiquen un informe detallado sobre estos hallazgos.

Fuente:Rt