En Estados Unidos se dio a conocer la muerte de una mujer de 55 años, residente de Texas luego de que comió ostras crudas infectadas con la bacteria comúnmente llamada ‘come carne’.

De acuerdo a medios locales, Jeannette LeBlanc y su pareja se llevaron un saco de ostras de Westwego, una ciudad cerca de Nueva Orleans, y de acuerdo a su amiga Karen Bowers, LeBlanc comió cerca de dos docenas de ostras.

Después de 36 horas, la mujer presentó dificultad para respirar y salpullido en las piernas, por lo que se pensó que era una reacción alérgica a los mariscos, sin embargo, después de 48 horas LeBlanc empeoró y presentó heridas en las piernas causadas por la bacteria, por lo que los médicos la diagnosticaron con una infección con vibriosis. LeBlanc falleció luego de que permaneció 21 días hospitalizada.

En Estados Unidos cerca de 100 personas mueren por casos de vibriosis, padecimiento que se contrae al comer marisco poco cocido o al obtener agua contaminada en un corte o una herida abierta. La bacteria se encuentra comúnmente en aguas cálidas, salobres y saladas durante los meses de verano y también se puede encontrar en mariscos crudos o poco cocinados. En sí son bacterias carnívoras.

La mujer intentó combatir durante 21 días la infección. “Si hubiéramos sabido que el riesgo era tan alto, creo que habría dejado de comer ostras”, asegura un compañero de la víctima.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades han alertado sobre peligro de comer ostras crudas ya que “puede aumentar las probabilidades de que se enferme con vibriosis”. Asimismo, han alertado que las personas pueden infectarse con la bacteria después de nadar en agua de mar caliente con una herida abierta.

En junio, un hombre de Dallas murió después de que se infectó con la bacteria mientras nadaba en el Golfo de México. La bacteria ingresó a su cuerpo a través de un nuevo tatuaje en su pierna, según un informe de caso.

Fuente:lasexta