“Primero pensé que estaba soñando, luego se convirtió en una pesadilla cuando vi mi cara”, aseguró Jacobs.

La razón fue un trastorno poco frecuente llamado amnesia disociativa que le borró en una noche los recuerdos de 17 de sus años vividos.

El hecho ocurrió en Manchester, Reino Unido, donde la mujer despertó en una vivienda que no reconocía y usando ropa de pijama que en su vida había visto. Al inicio del suceso pensó que se trataba de un mal sueño pero cuando vió su cara en el espejo del cuarto se llevó una sorpresa que, para su pesar, era muy real.

“Me llevó un breve segundo, pero entonces mi boca se abrió en una expresión de horror, mientras agarraba mi cara y gritaba: ¡No! Ay, Dios mío, Dios mío, Dios mío, Dios mío… Estoy… ¡estoy vieja!”.


Una vez la mujer vió el paso de los años sobre su rostro, sintió gran confusión y pánico. La causa de que el trastorno la atacara era el estrés.

Cuando se despertó aún creía que la princesa Diana aún brillaba entre las portadas de los diarios, que las torres gemelas continuaban firmes en Manhattan, pero sobre todo, que no existía el internet ni la tecnología de los teléfonos móviles.

En su libro, Forgotten Girl, la mujer relató su increíble experiencia: “Mi asombro fue total al mirarla usar la punta de su dedo para tocar la pantalla y buscar en una larga lista de números. No podía creer que no había teclas y que uno sólo tenía que tocarlo para que funcionara. Era algo de película”.

Sin embargo, nada fue tan impactante como descubrir que durante ese tiempo había dado a luz a su hijo que ya tenía 10 años.

“El recuerdo de haber tenido a mi hijo se había perdido en la amnesia”, escribió, “pero supe la primera vez que lo vi que sin dudas era mío. Era innegable, se parecía tanto a mí”.

Las sopresas venían una tras otras, al descubrir que sus sueños de ser periodista y tener una casa grande, habían quedado sumamente lejos. Su realidad era la de una mujer adulta sin trabajo, cabeza de familia y dependiente de subsidios del Estado.

“Era muy crítica con mi yo adulta, no entendía cómo había terminado así. Era en parte devastador y en parte confuso. No quería estar en esa situación. No quería estar en esa casa. No quería estar en esa vida”, dijo a BBC.