Astrónomos confirmaron que un misterioso objeto detectado cuando pasaba velozmente cerca del Sol el mes pasado proviene de otro sistema solar. No solo es el primer visitante interestelar, sino también uno de los objetos cósmicos más alargados que jamás se haya visto.

 

Descubierto el 19 de octubre, su velocidad y trayectoria revelaron que su origen estaba en un sistema planetario en torno a una estrella que no es nuestro Sol.

El enigmático cometa que podría haber venido desde fuera del sistema solar, el asteroide —bautizado Oumuamua, que en hawaiano significa “mensajero de lejos que llega primero”— es diez veces más largo que ancho.

Esta proporción es más extrema que la de todos los asteroides o cometas que se hayan observado en nuestro Sistema Solar. Valiéndose de información obtenida por el Very Large Telescope en Chile, Karen Meech, del Instituto de Astronomía en Honolulu, Hawái, y sus colegas, determinaron que el objeto tiene 400 metros de largo, rota rápidamente y muestra cambios dramáticos en su brillo.

 

Los cambios de brillo, dicen, se deben a su extraña forma elongada. Estas características indican que Oumuamua es denso, está compuesto de rocas y posiblemente metales, no tiene agua o hielo y que su superficie enrojeció por el efecto prolongado de la irradiación de rayos cósmico.

Fuente:BBC