En Florida una serpiente, hembra de 11 pies, fue capturada con la abultada presa en su interior. Los investigadores que la hallaron la llevaron a un área abierta donde el animal regurgitó a su presa.

Ambos animales fueron pesados y el equipo notó que el pequeño venado tenía un peso de 35 libras, mientras que la serpiente pesaba 31.5 libras, casi cuatro libras menos que su presa.

El hallazgo de la serpiente con el enorme bocado dentro hizo que los científicos cuestionen si la pitón birmana puede tener un impacto negativo en la población de venados de cola blanca al atacar a sus crías antes de que tengan la edad suficiente para aparearse.

Con el fin de proteger la fauna de esta zona los biólogos han comenzado una investigación para capturar más serpientes como esta.

Fuente: Univisión