En china se ha realizado el primer trasplante de cabeza humana se anunció este viernes por el director del grupo Neuromodulación avanzada de Turín, Sergio Canavero. Se ha realizado el primer trasplante en cadáveres humanos. La próxima etapa es un intercambio completo entre los donantes de órganos con muerte cerebral. Ese es el paso final para el trasplante formal de cabeza, que es inminente” comentó el cirujano italiano.

La crujía que se llevó a cabo en cadáver tuvo una duración de 18 horas, donde se demostró que es posible reconectar la columna vertical, los nervios y los vasos sanguíneos con éxito.

La operación la llevó a cabo el medico Xiaoping Ren, mismo que el año pasado realizó una crujía de cabeza en un cuerpo de mono.Canavero informó que el estudio será revelado en unos días “Todos dijeron que era imposible. Pero la cirugía ha sido exitosa”, recalcó.

El primer candidato para someterse a la cirugía de cabeza fue el programador ruso Valeri Spiridónov, quien padece de pérdida muscular en consecuencia de la enfermedad de Wendnig-Hoffman, sin embargo el primero en recibir esta operación será un chino, las autoridades han dado permiso a los expertos así como también proporcionado fondos para la crujía.

Canavero anunció que los trasplantes de cabeza serán un hecho en muy breve tiempo. De hecho, él mismo informó que ya está en marcha un procedimiento de este tipo en China. Sería con un paciente de allí y su amigo, el cirujano Xiaoping Ren, estaría a cargo del grupo médico. Aunque todavía no se conocen más detalles de este hecho, lo cierto es que todo el mundo hablará del tema.

 

La compleja propuesta quirúrgica del neurocirujano Italiano Sergio Canavero sería, según Surgical Neurological International, así: enfriar la cabeza receptora del cuerpo a una temperatura entre los 12 y los 15 grados centígrados. Esto permite mantener la vitalidad de las estructuras durante una hora. En ese tiempo, dicha cabeza se debe conectar a la circulación del cuerpo donante, al que simultáneamente se le ha retirado la cabeza.

El cuerpo donante es mantenido con un respirador artificial y un sistema de circulación extracorpórea (como se hace ahora en cirugías cardiacas).

Se unen los tejidos neuronales de la médula ósea (que ha sido cortada de manera muy específica en ambos cuerpos), para lo cual se utilizan unas soluciones específicas y polímeros desarrollados para tal fin. Se unen los demás tejidos blandos (músculos, cartílagos y tendones), además de fijar la columna vertebral.

El paciente se deja en coma durante varias semanas. También se mantiene inmunosuprimido, para atenuar los rechazos, y con soporte ventilatorio mecánico. Durante ese tiempo se estimula de manera específica el sistema nervioso para promover su funcionamiento. Mediante monitoreo se controlan todas sus funciones.

Fuente: eldebate