Jessica Allen tuvo gemelos no idénticos, uno era de ella y el otro no.

Jessica se lleva la sorpresa de su vida cuando descubre que se embarazó estando ya embarazada y los bebés eran de diferente grupo de padres.

La mujer estadounidense dio a luz a gemelos no idénticos que fueron concebidos en tiempos distintos; según un reporte del diario Debate.

Jessica decidió ser el vientre de alquiler de una pareja, y fue sometida a fertilización in vitro en California. Ella pensaba que el embrión de la pareja china se había dividido en dos y que les daría gemelos idénticos, reveló a ABC. Al nacimiento de los bebés se descubrió que no eran idénticos.

De acuerdo al reporte de el medio de comunicación Debate, la prueba de ADN explica por qué uno de los bebés era su hijo biológico y el otro, producto de la fecundación in vitro.

Se trata de un fenómeno conocido como superfetación, y menos de doce casos han estado documentados.

La mujer declaró al New York Post, que alquiló su útero, y que casi se llevan a su propio hijo. Y es que según el reporte, Jessica tuvo que someterse a un proceso legal para recuperar a su bebé, a quien ahora cría con su pareja.

La superfetación es común en animales como ovejas, caballos o roedores, pero en los humanos se cuentan casos excepcionales.

La mujer tuvo mellizos pero de diferente edad gestacional, ya que los embarazos se produjeron en distinto momento.