Se trata de uno de esos fenómenos meteorológicos llenos de maravilla y misterio que nos deleita y embellece el paisaje, aunque en muchas ocasiones resulta una experiencia fugaz. La semana pasada, sin embargo, profesores y estudiantes de la Universidad de la Cultura China, en los montes de Taipéi, tuvieron la fortuna de ver uno que duró nueve horas.

Se confirmó que rompió el récord anterior del arcoíris de mayor permanencia registrado en Yorkshire, en el norte de Inglaterra, el 14 de marzo de 1994.

Ese arcoíris duró seis horas, desde las 09:00 hasta las 15:00, según el Libro Guinness de los Récords. Por lo general, esos fenómenos duran menos de una hora, se afirma el sitio internet de Guinness.

Las condiciones que permitieron que el fenómeno durará tanto fueron un monzón estacional nororiental que atrapó la humedad en el aire, formando nubes, la luz de sol y una velocidad del viento relativamente lenta de 2,5 a 5 metros por segundo.

Dichas condiciones atmosféricas son comunes durante el invierno en la cordillera Yangmingshan de Taipéi, donde se encuentra el campus universitario, que es un sitio ideal para ver arcoíris de larga duración.

El departamento está recopilando toda la evidencia para enviarla a Guinness y registrar el récord.

Fuente: BBC