Esto sucedió en la ciudad de Fuzhou, ubicada al sureste de China. Una niña de 12 años se arrojó del piso 14 del edificio donde vive su familia porque no pudo terminar su tarea antes de que concluyeran las vacaciones de año nuevo.

Afortunadamente, la niña se salvó gracias a la pronta respuesta de los cuerpos de emergencia.

Fue gracias a un a colchón de salto que amortiguó la caída que la menor se pudo salvar del suicidio. Aparte del susto y unos raspones, la niña salió prácticamente ilesa. El momento fue capturado por las cámaras de medios locales y compartido en redes sociales.

Luego de caer de una altura de 42 metros, tal vez esta niña comprenda que hay peores tragedias que volver a clases sin terminar sus pendientes escolares.

Fuente:pacozea.com